miércoles, 26 de abril de 2017

ELEMENTALES Y CAMBIANTES. Reseña.


ELEMENTALES Y CAMBIANTES, por Marina Tirado.

Ediciones En Huida. #ColecciónInicios. Volumen 5

Tapa blanda con solapas. A color. 362 páginas.

Primera edición: 2016

                                                               RESEÑA

Escribir literatura fantástica o de ciencia ficción no resulta fácil, a no ser que estés familiarizado con el género y tengas los recursos e imaginación suficientes como para lanzarte a la aventura. De hecho, siempre he pensado que escribir una novela, en sí, no debe ser fácil. Al menos a mí, escritora de micro cuentos y relatos cortos, siempre me ha parecido una ardua hazaña: documentación, personajes, vidas, normas, escenarios…

Conozco a Marina Tirado desde la escuela. Quizás por esa razón hoy estoy aquí, hablando de su novela de ficción, por cómo nació la historia y hasta dónde ha llegado.

He de reconocer que cuando recibí su libro no tenía ni idea de lo que iba a encontrarme. “Elementales y Cambiantes” sugiere muchísimas cosas. Cuando empecé a leerla, me di cuenta de que es de esas novelas noveles de ciencia ficción que no te esperas. Considero que hay que tener una imaginación desbordante y muchísima inventiva para poder llevar a buen puerto un proyecto de ficción literaria (nuevas razas, leyes físicas propias…) y bastante arte para que todo junto funcione. Sinceramente, para mí, esta novela, claramente juvenil, ha supuesto un reto a la lógica por la que los adultos nos regimos. Me ha costado creérmela, no obstante te invito a que la leas porque lo que vas a encontrar entre sus páginas no te va a dejar indiferente: seres mágicos y maravillosos que harán que vuelvas a creer en lo imposible. Todo esto, aderezado con notas de amor y tintes románticos que hacen que sea una novela bastante especial, redactada con mucha ternura y con una sensibilidad que te llega muy dentro. Si te gusta este género, no te la puedes perder.

 Marina Tirado es Diplomada en Magisterio de Educación Especial, Licenciada en Psicopedagogía y tiene un Máster de Escritura Creativa por la Universidad de Sevilla. Se define a sí misma como una animalista, soñadora y lectora voraz, a la que aún le cuesta pensar que es escritora.  Actualmente tiene publicado con la Editorial Divalentis un relato en el libro: 150 Rosas y dos relatos en el libro: 152 Rosas Blancas. También tiene publicado un relato dentro del libro: Letras en tiempos de crisis editado por el Área Joven de Izquierda Unida de Dos Hermanas. Y por último, tiene publicado un microrrelato con Diversidad Literaria en el libro: La primavera… la sangre altera. Escribe en Wattpad, donde tiene publicados varios relatos cortos y donde ha desarrollado sus novelas: Elementales y Cambiantes, En Busca de Esperanza y El viaje de nuestra vida.
                                                

Si quieres saber más sobre “Elementales y Cambiantes”, puedes venirte el próximo viernes día 28 con nosotras a la Biblioteca Pública de Camas. A partir de las nueve, Marina estará allí presentando su libro. Habrá entrevista, lectura, venta y firma de ejemplares.




 

Por cierto, puedes encontrarlo a tan solo 15 eurillos, en papel y por 2,99 en versión digital en:


-          La web de la editorial: ventas@edicionesenhuida.es (sin gastos de envío).

-          Y en cualquier librería donde quieras encargarlo.
 

miércoles, 12 de abril de 2017

AUNQUE CUBRAS MI CUERPO DE CEREZAS


AUNQUE CUBRAS MI CUERPO DE CEREZAS, por Gracia Iglesias. XIX Premio Nacional de Poesía “Fundación Cultural Miguel Hernández”.

Cuadernos Di-Fusión-a2, nº 7.

Asociación Di-fusión-a2

Tapa blanda con solapas. Sesenta y ocho páginas. A color.

Reedición 2014 (Original de julio de 2005).

 

                                                                   RESEÑA
 

Quiero dejar claro que de poesía yo nada entiendo. Que sí sé discernir cuándo las letras son buenas o malas y si algo me gusta o me llena el alma o me conmueve, pero que no sé catalogar o analizar obras de tal estilo, pues lo mío siempre ha sido la narrativa y ni siquiera en ello me puedo considerar experta. También quiero aclarar que “reseñar”, como siempre digo, en el más estricto sentido de la palabra, me causa respeto, un respeto demasiado grande como para osar yo llamarme reseñista o pretender hacer de mi palabra misa en cuanto a cualquier tipo de obra literaria se refiera. Sólo me siento “autorizada” a decir si algo me gusta o no, desde el respeto, si me ha parecido bueno o digno de atención de alguna clase y por cualquier absurdo o extraño motivo que consideren mi razón o mis musas. Sí, también ellas tienen vela en este entierro…

En esta ocasión vengo a hablaros de un pequeño pero intenso poemario parido por Gracia Iglesias hace ya doce años. Recomendado por Francisco Umbral en su columna de El Mundo en el año 2005, no dejó, en aquel momento, indiferente a nadie y se disparó en ventas. Hoy, como dije, doce años después, quiero hablaros de él en base a su reedición de la mano de Di-Fusión-a2 allá por 2014. Ya os dije, no soy asidua a la poesía y no conocía de su existencia, al igual que tampoco era seguidora de su autora a la que hoy día admiro profundamente por muchas razones, entre ellas su gran labor por fomentar la creatividad, la lectura y la cultura allá donde va.

Dicho todo esto, mi “reseña”:

Cuando pienso en el regusto que los versos de este poemario han dejado a fuego en mi consciencia, lo primero que me sale es hablar de la elegancia con la que construye cada uno de ellos. Sabe jugar con la metáfora para hacerla llegar dentro de ti. Me llama poderosamente la atención la dicotomía en cuanto a la dureza con la que realmente escribe y te golpea y la delicadeza con la que te acaba por acariciar la mejilla después. Considero que tiene realmente un estilo muy cuidado.

Otro de los elementos más destacables, desde mi punto de vista, es la originalidad y el gusto con el que erige poco a poco cada pequeño fragmento de esta historia “versiculada”. Extravagantes, azotadores, cálidos y agresivos como un huracán, así son sus versos. Llegan y pinchan, resuenan en el vacío, en tu vacío, y te llenan. Te queda la sensación de haber sido arrasado por una tormenta, y la calma que queda después es el vacío que hace que resuenen dentro de ti sus palabras, que yacen como un eco lejano dentro de tu cabeza.
 
 

Destacar que el poemario está dividido en dos partes complementarias: el cuerpo y las cerezas. Que juega constantemente con la alusión a los sentidos, sobre todo el gusto y el tacto, el olfato… En suma, versos vivos llenos de fuerza y de renacimiento, muerte y elegancia cogidos de las manos.

En esta reedición te encontrarás con ilustraciones originales de Saray Pavón y un diseño llamativo, original y acorde a la temática que encierra el poemario, en tonos rojizos para las letras, simulando la forma de las cerezas para algunos poemas, tonos ocres y marrones, cerezas por doquier de la mano de Álex Ruiz. Es lo primero que te impacta y atrapa de manera hipnótica cuando tienes el libro entre las manos, desde el primer poema hasta el final. Porque los libros son mucho más que letras. En los tiempos en los que estamos, deben ser pequeñas obras de arte que enganchen al lector en lo visual, para atraparlo después en lo literario. Y este poemario cumple.

Os dejo una pequeña muestra:
 


 

 

Encontrar un poemario de estas características es para mí todo un descubrimiento. A esto añadiré también que nunca fui demasiado dada a la poesía y que solía atragantárseme antaño con facilidad porque las oscuras golondrinas… Ay, las golondrinas y su primavera.

Quizás haya sido por la especial delicadeza con la que Gracia pare sus versos por lo que, tras haberla leído, quedé para siempre enredada entre las ramas de sus cerezos… y sus frutos.

Aquí no vas a encontrar un canto al amor romántico desbaratado. Te vas a topar de frente con versos llenos de fuerza y realidad, con bofetadas llenas de estilo y crudeza, renacimiento y aquello que casi nadie dice, pero que piensa, cuando el amor le está doliendo y no quiere consentirlo. Al menos a mí no me ha dejado indiferente.

Gracia Iglesias es escritora, docente, performer, cuentacuentos y actriz de doblaje. Ha ganado  varios premios en el ámbito cultural.  En 2012 funda el espacio cultural Oropéndola en Guadalajara. Además, es colaboradora habitual de la cadena de radio Onda Cero Guadalajara con el espacio “El escaparate de Gracia”. Autora de varios poemarios como “Sospecho que soy humo” (Torremozas, 2002) o “Distintos métodos para hacer elefantes (Amargord, 2006). En literatura infantil ha publicado el libro de poesía “El mundo de Casimiro. Memorias de un saltamontes (ganador del premio Luna de Aire de poesía para niños), entre otros.

 
Por cierto, puedes encontrarlo a tan solo 12 eurillos en:

-          Un gato en bicicleta.

-          La Jerónima.

-          El puesto de libros en el zoco en La Alameda (la caseta Di-fusión-a2), Sevilla.
Y contactando con la asociación en su web.

jueves, 9 de febrero de 2017

LA LÍNEA CURVA QUE LO ENDEREZA TODO... TU SONRISA


 
RESEÑA

¡QUÉ BONICO ESCRIBE ESTE CHICO!

 

Como siempre he dicho, reseñar me inspira demasiado respeto así que, y entre nosotros, hoy quiero sencillamente hablaros de este libro, Lalínea curva que lo endereza todo… Tu sonrisa, de por qué lo recomiendo y creo que debería estar en vuestra biblioteca.

Hace unos tres meses, aproximadamente, tuve el honor de presentar en Casa del Libro Sevilla el primer libro del escritor novel César Ortiz Albadalejo (César Poetry). Este murciano, maestro, coach y creador de proyectos como #desayunalineascurvas, donde gracias a la recaudación íntegra de las ventas de su libro durante un periodo determinado para la Asociación Neri, se consiguieron dar 200 desayunos navideños a personas en exclusión social, se ha ganado el reconocimiento de cientos de personas tanto dentro como fuera de España. Y este es el primer motivo por el que creo que deberíais darle una oportunidad.

A algunos de vosotros es probable que os suene poco, aunque debido al éxito de su primer trabajo, está dando bastante que hablar en el mundo literario. Este librito de 140 páginas, de tapa blanda y autoeditado con Vivelibro, va por la 5ª edición en su primer año de vida… No muchos autores nuevos pueden decir lo mismo. ¿La clave? Abrazar al alma desde las letras…

miércoles, 7 de diciembre de 2016

DESCALZA. Reseña.


DESCALZA, por Saray Pavón Márquez.
Editorial Di-fusión-a2
Tapa blanda. Treinta y dos páginas.
Octubre 2014


 

                         RESEÑA


Cuando este libro llega a mis manos, lo hace con una historia de fondo digna de contar que tiene como protagonista a una niña grande que no se podía dormir por las noches si antes no le contaban un cuento. Os mentiría si os dijera que no me enterneció. Fue aquello lo que quizá hizo que sintiera mayor interés por él. Gracias a ella, a aquella vivencia, nace este pequeño cuento cuya autora, Saray Pavón, a pesar de su apariencia y trayectoria (tan dispar, camaleónica, atrevida), crea para contar al mundo “la historia de ésta pequeña y sus desnudos pies”.

jueves, 24 de noviembre de 2016

TÚ ERES CÓMPLICE...





Martina pasaba horas enteras en el patio trasero de casa, sentada en el columpio de madera que pendía de una inmensa rama del robusto árbol que lo presidía, sola, seria, pensando.  Retrasaba deliberadamente la hora de entrar y, cuando se decidía por fin, lo hacía siempre siguiendo un ritual que para ella significaba mucho más de lo que su madre podría imaginar: se acercaba a la verja que lindaba con el caserón deshabitado, sacaba la manita entre los hierros, como queriendo tenderla a alguien; susurraba la misma cancioncilla una y otra vez, esperaba y se marchaba. Pero no se marchaba de una manera cualquiera, no. Daba tres pasos de espaldas, despacito, saltaba sobre la primera de las baldosas del jardín y se encaminaba a la casa pisando sólo las de color amarillento. Antes de entrar, miraba hacia atrás y repetía: “una aguja y un dedal, da media vuelta y lo encontrarás…”

jueves, 6 de octubre de 2016

PROSA P. 1



 
De cuando, al encontrarnos, nos recibíamos con un tímido abrazo al alma.
Nuestros cuerpos se enredaban en bucles de amor y sexo descontrolado. En nuestros pechos, la selva. En nuestros ojos, el fuego.
Al despedirnos, un beso casto en la mejilla.

miércoles, 3 de agosto de 2016